3X24 El hongo alucinógeno que convirtió a Galicia en el epicentro de la industria del LSD

En 1943, mientras trabajaba en su laboratorio, el químico suizo Albert Hoffman empezó a sentir una sensación extraña: se encontraba en otra realidad, los colores cambiaban y la habitación y su humor flotaban. Sin querer, había ingerido la sustancia con la que estaba trabajando: LSD. En 1938, Hoffman había conseguido sintetizar, partiendo del cornezuelo del centeno, un hongo que coloniza los granos de ese cereal, la dietilamida de ácido lisérgico. Cuando experimentó aquel “viaje”, no sabía a qué se debía, hasta que sospechó, pasados los efectos, que quizá algún resto de LSD debía de haber quedado entre sus dedos, por lo que decidió hacer un experimento. El 19 de abril de 1943 tomó un cuarto de miligramo de esa sustancia, cinco veces la dosis máxima recomendada, y regresó a casa en bicicleta, en un trayecto que duró seis horas, durante el cual no dejó de experimentar alucinaciones y efectos sensoriales inexplicables y del que después no recordaría nada. El LSD es considerada una de las peores drogas de la historia y a la vez uno de los mayores inspiradores de la cultura occidental durante buena parte del siglo XX, hasta tal extremo que varias agencias gubernamentales estadounidenses de tres letras llegaron a contactar con Hoffman para que les ayudara a obtener toneladas de ella para uso militar. Lo que pocos saben es que Galicia fue uno de los epicentros de cultivo de aquel hongo que dio origen al LSD, convirtiendo a un pequeño pueblo ourensano en el epicentro de la industria farmacéutica mundial y el lugar donde se decidían los precios de este oro negro. Esta es la historia del cornezuelo gallego: “o corno”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gracias por suscribirte

Ahora recibirás un mensaje de bienvenida en tu cuenta de correo electrónico.

Si no ves el email en la bandeja de entrada recuerda que a veces, dependiendo de tu gestor de correo algunos emails pueden caer en la bandeja de spam o de promociones.

Añade mi email a tus favoritos u agenda y así siempre recibirás mis emails en la bandeja principal.